¿QUE ES EL MODELO
"COMUNIDAD TERAPEUTICA"?

Es un modelo de tratamiento y de vida que considera a las personas capaces de influir en su propio tratamiento, rehabilitación y/o recuperación, en un modo de trabajo radicalmente distinto al de las instituciones de salud tradicionales; el cual considera relevantes aspectos de las personas, como son su familia y su red social como bases del trabajo terapéutico. El vivir y trabajar en una comunidad significa el compartir experiencias dentro de un marco de respeto de los valores y derechos inalienables del ser humano en un ambiente de solidaridad y fraternidad.
La vida en comunidad es una base afectivo-espiritual que utiliza una relación de tipo horizontal y directa entre sus miembros valorando cada aporte sin distinción de condición social, educativa, religiosa o sexual, ello implica la responsabilización de sí mismo y de los demás en todos los aspectos de la cotidianeidad: alimentarse, usar el tiempo libre, cuidar del entorno, ayudarse en las problemáticas más profundas, resolver conflictos, enfrentar problemas, crecer y desarrollarse, encontrar sentido a la vida, etc.; siendo de esta manera, la propia persona la protagonista de su historia y la que responde y genera la recuperación apoyada por el grupo.
En la comunidad los residentes poseen un papel fundamental pues ellos son los movilizadores del cambio acompañados y guiados por los terapeutas. En sí mismo, el estilo relacional de la comunidad es el principal elemento terapéutico, donde se va a representar la conflictiva de cada persona y el problema que los reúne. Así la forma de organización conocida como comunidad terapéutica contribuye a crear esas condiciones de interrelación que serán el campo de experimentación donde se hará posible la re y la habilitación, según sea el caso.

Personas en rehabilitación en nuestra comunidad, realizando malabares en nuestra fiesta de fin de año

DERECHOS DE LAS PERSONAS EN TRATAMIENTO
El Centro Comunidad Terapéutica Colina considera fundamental salvaguardar siempre los derechos de las personas que reciben tratamiento por su problema de drogodependencia tal cual lo establece la Convención Universal de los Derechos Humanos. Así mismo, nuestra comunidad considera fundamental salvaguardar también la privacidad de las personas.